sábado, 22 de agosto de 2009

Con el cinturón puesto


Aún a mi pesar, llevo el cinturón de seguridad para el corazón puesto. No se cuándo aprendí a usarlo, supongo que cuando me convertí en una amante temerosa, la verdad es que no me ha ido tan mal para aprender a usarlo; supongo que es cuestión de edad eso del temor y las precauciones para evitar corazones rotos.


Este año he descubierto que soy más temerosa de lo que pensaba, de lo que quería y de lo que aceptaba, soy más inflexible de lo que soñaba. Pero también se que todas las barreras se rompen tarde o temprano, sólo hace falta mirarlas y entender lo inútiles que son, con un poco de tiempo, de amor y de paciencia, todo sana y todo puede volverse a crear.


Quiero ser más de lo que yo misma espero, quiero romper siempre con lo aprendido, dejar lo bueno y descuartizar lo malo con amor.

Quiero amar y que me amen; aún con el cinturón de seguridad puesto, las cosas pasan, los sentimientos fluyen y las cosas parecen ser más hermosas de lo que hubiera creído...ya habrá tiempo para levantarme sin el cinturón puesto.


Ya habrá un momento para que lo desabroches y te lances hacia mis brazos sin pensarlo tanto, desabrochando el mío y descubriéndote ante mi como nunca creíste hacerlo.

Quiero pensar que siempre hay alguien que descubre quien eres y se queda ante lo que ve sin correr, quiero pensar que tú seras ese alguien, quiero pensar...no, en realidad hoy ya no quiero pensar...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Poco a poco todo llega, todo fluye y sin necesidad de pensar tanto. vive, goza, siente y siquieres sigue con tu cinturón de seguridad, ese es normal, y más conforme vamos creciendo, las experiencias, buenas, malas y "X" nos dejan heridas, enseñanzas y muchos temores. En mi opinión, nunca dejas de temer, o de pensar, solamente temes diferente o de otras cosas que las de tiempo atrás, así como el amor se transforma. Suerte y que ese alguien sea el que esperas y mejor aún, que te haga feliz

Jonathan Alcaraz dijo...

Yo pienso que casi todo mundo se pone el cinturón del corazón; nos autolimitamos por temor a recaer en malas experiencias. Pero to pienso que es algo superable. Me gustó mucho tu posto, felicidades...

En tu perfil dice que eres una literata frustrada...
Y eso por queeee???

Bueno, seguiré tu blog
Porfavor pasate por el mio; espero que te gusten mis textos.

Chao!

Jonathan Alcaraz dijo...

mi blog es www.lacajadelcorazon.blogspot.com
te espero!