domingo, 6 de septiembre de 2009

Cuando el futuro nos alcance...


...Y nos encontremos en tinieblas, con las ventanas cerradas y los corazones heridos, cuando no haya nada mas que miedo, hambre, añoranza...


Cuando eso ocurra todos correremos a casa, ¿o tu correrás a tu trabajo soñado con la lista de pendientes?, ¿a comprar los zapatos de moda o al restaurante más lujoso que aún se encuentra abierto?, ¿a la playa recóndita y afrodisíaca?, ¿correrás acaso a tomar unas copas en el bar de la esquina?, ¿buscaras en Internet las respuestas a tu agonía?...


No lo creo...




Cuando el futuro nos alcance seguramente irás corriendo a casa, buscando a tu familia; encontrarás en la sonrisa de tu hijo y la mirada de tu madre, la paz que hoy estas buscando afuera, en las circunstancias, en las cosas...


Cuando el futuro nos alcance buscaras que el amor que nace de tus seres queridos te ayude a soportar el dolor y la agonía, te de vida y calor, cobijo y serenidad...




Pero cuando las tinieblas se acerquen y todo sea oscuridad, será demasiado tarde para correr, sólo mirarás pasar lo que hiciste o realmente no hiciste nunca...




Yo prefiero no esperar a que el futuro me alcance, prefiero estar aquí, cerca de ti, mirar alrededor y ver las sonrisas de mis sobrinos, buscar la mirada de mi madre que siempre me alienta, prefiero no ser nadie en el mundo externo y ser alguien en mi pequeño, minúsculo círculo familiar...




No quiero tener "cosas" o ser "alguien", quiero ser yo, sólo yo, pero ser feliz y para mí ser feliz es compartir con la gente que más amo: mi familia...aunque a veces se me olvida...




¿Tú cuándo decidirás correr y hacia dónde?

1 comentario:

Jonathan Alcaraz dijo...

El futuro siempre se muestra nebuloso... no se bien lo que haría en tal situación, pero lo comprendo perfectamente. El futuro se construye internamente. Excelente entrada.

Ojalá puedas pasarte por mi blog [La caja del corazón]

Te sigo!

XOXO